Seguidores

domingo, 13 de noviembre de 2011

Capítulo 2

Querido diario:
Mamá a discutido con Tom, otra vez. Vale que Tom no es perfecto, pero tampoco es para ponerse así por tonterías. Conmigo también discute, pero menos... A veces pienso que tampoco es culpa de ella, ha tenido una infanca "difícil" por decirlo así. Pero hasta hace poco era una persona feliz, madura y buena, y ahora, ha cambiado tanto... Hoy, en el instituto estaba triste, distraída, como en otro mundo... por mamá. Lo he estado hablando con Tom y con papá, y ellos opinan lo mismo que yo. Tom es mi mayor confidente, la verdad, esque es quien mejor me entiende, tal vez sea por la edad... con papá también me llevo bien, tenemos muchas cosas en común, pero con mamá... es todo diferente.
En el cambio de clase, iba tan distraída que ni sabía por donde iba. Así que... me choqué con Will.
Will. Va a clase conmigo desde que éramos pequeños, y antes, éramos muy amigos. Es alto, rubio, con ojos azules, simpático y tiene a medio instituto detrás de él, pero claro, el nunca se fijaría en mí; castaña de pelo y de color de ojos, también alta, pero no tanto como él. Siempre ha sido muy amable conmigo, aunque desde el año pasado, le empecé a ver con otros ojos... pero sólo somos amigos.
Perdona, Crhis, ¿estás bien? - me dijo.
Si, sí, perdóname a mí, iba distraída - le dije yo.
Jaja, no pasa nada, deja que te ayude  - me dijo, y los dos recogimos los libros que se nos cayeron al suelo.
Lo siento mucho, de verdad - me volví a disculpar, sintiéndome verdaderamente tonta.
Tranquila, que no pasa nada, y ahora vámonos o llegaremos tarde a clase.
Fuimos hasta clase en silencio. Hacía mucho que no íbamos juntos, y, lo echaba de menos. El resto del día ha sido normal, no volvió a pasar nada en especial hasta que volví a casa; otra vez el mismo panorama. Tom me contó que mamá se había vuelto a mosquear. Lo único bueno fue que se le pasó pronto. Yo, mientras tanto me fuí a mi habitación, me puse la música y me fuí a mi mundo, pensando en el "encuentro" que tuve con Will... Quién sabe, puede que volvamos a retomar la amistad que dejamos en el pasado...


sábado, 12 de noviembre de 2011

Capítulo 1


Querido diario:
Voy a contarte mi historia, cómo comenzó todo y cómo continúa.
Me llamo Chris, y hace una semana cumplí los 14 años. Mis padres me regalaron este diario, aunque al principio no me entusiasmó mucho la idea. Mi madre, Sarah, tiene 38 años, mi padre, Lewis , 40 y mi hermano Tom, 20. No somos una familia perfecta, pero tampoco somos un desastre. El instituto no me hes un problema, saco buenas notas y me llevo bien con todo el mundo. Mi padre y mi madre trabajan, y mi hermano va encontrando algún trabajo por ahí, pero todo temporal. Qué pena que ahora no sea todo como antes...
Han habido cambios, muchos cambios. Todo empezó con mi madre, que cambió mucho, casi de repente, se lo tomaba todo muy enserio, incluso las tonterías, y eso llevó a las discusiones con todos los miembros de mi familia. Pero eso no es todo, ni mucho menos, ya tengo 14 años y tengo muchas preguntas sin responder, ¿las típicas preguntas de la adolescencia no? Cuando estoy en el instituto y hablo con mis amigas, salen algunas de estas típicas preguntas, que no sabemos contestar. Pero bueno, aún nos queda mucho curso por delante, mucha gente por conocer, y muchos años para contestarlas. ¿Para qué ir tan deprisa, entonces? Aún es el comienzo de todo, y esta, la primera página del diario. Pienso llenarlo hasta el final con mi historia, con la historia de mi vida.

El diario de mi realidad

Bueno, pues "El diario de mi realidad" va a ser la historia de una chica adolescente que le van surgiendo los típicos problemas de la sociedad; va a tener sus dudas, problemas es su casa, sueños por cumplir, incluso la historia de un amor en su vida. Todo esto que le va ocurriendo, lo irá escribiendo en el diario que le regalan a su 14 cumpleaños.