Seguidores

domingo, 11 de diciembre de 2011

Capítulo 5


Ayer por la tarde salimos a la montaña. El viaje fue largo, pero no se hizo pesado. Estuvimos haciendo el tonto en el autobús, al menos nos sirvió para que el viaje se hiciera menos largo. Cuando por fin llegamos, cogimos cada uno sus maletas y nos fuimos al hotel. Era muy mono la verdad, con un toque rural y muy grande, nos dijeron que habitación teníamos y nos dirigimos a ésta. Las chicas estábamos separadas de los chicos, pero eran habitaciones contiguas. Desicimos las maletas y nos bajamos al recibidor. La verdad es que hace un frío que pela, menos mal que vamos abrigados y había calefacción.
Unos de los monitores nos indicó todas las instalaciones, empezando por la cocina.
-Esta es la cocina, haréis turnos para poner la mesa y recogerla- se oyeron un montón de refunfuños de desaprobación, incluído el mío- No os quejéis anda, que no es para tanto. Seguiremos por el comedor, aquí podéis relajaros cuando no estemos fuera y pasar el tiempo, ah, por cierto, hay dos ordenadores, os podéis turnar para cogerlos - a muchos se les iluminó la cara, una de ellas fue Anna- pero tratadlos con cuidado. Este es el sótano, aquí es donde está todo el equipo para salir fuera, así que no tenéis excusa diciendo que se os ha olvidado algo -dijo sonriendo, la verdad esque era muy joven, me pregunto que hace aquí- sigamos por los baños. Ahí están los baños, en la planta baja, y arriba. Y esto es básicamente todo, ahora podéis ir a dar una vuelta, a las seis todos en el comedor.
Todos nos dispersamos, yo me fuí con Anna a dar una vuelta, muchos se fueron hacia los ordenadores, incluída Anna, pero la convencí de ir luego, aunque aceptó a regañadientes. No hablamos de nada en especial, me estuvo dando la lata con David, aunque en verdad la entendía; a mí también me molestaría no poder quedar con la persona que quiero... Nos encontramos a gente por ahí, ví a Will a lo lejos, pero él no me vió, estaba con sus amigos, igualmente, luego le vería, a las seis... Ya quedaba menos, eran las cinco y media y Anna y yo nos habíamos alejado un poco, así que decidimos volver. Cuando llegamos, eran las 6 menos 10, y la gente ya empezaba a ir al comedor, ví a Will, que también me vió, me sonrió y se puso a mi lado. En seguida llegó el monitor de antes, y nos dijo lo primero que íbamos a hacer; senderismo. Estupendo. Odio el senderismo, lo veo muy aburrido, pero en fin, nos pusimos ropa cómoda, unas deportivas y fuimos a caminar. Estuvimos todos hablando entre nosotros, contando historias, chistes y tonterías. La verdad es que se hizo corto, pero acabamos agotados. Cuando llegamos al hotelito nos duchamos todos y como aún era un poco pronto, nos fuimos todos a dar una vuelta. Nos sentamos todos en círculo y la verdad es que fue genial, aunque hacía un poco de frío, pero encendimos una hoguera y estuvimos bien y lo mejor de todo es, que aún nos queda el sábado y el domingo.

3 comentarios:

  1. Me encanta tu forma de escribir!
    Tu blog me ha parecido muy interesante,te sigo,¿nos seguimos?
    Besos desde http://meandlorraine.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. realmente impresionante la historia sigue así que eres genial un besazo desde http://waitthemoment.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Historia muy bonita,capítulo precioso!
    Te sigo, sí quieres pásate por mí blog;)

    ResponderEliminar