Seguidores

miércoles, 22 de febrero de 2012

Capítulo 7


Al día siguiente me desperté temprano, ya que el resto de las chicas tenían que ir a hacer senderismo por la mañana. Nos vestimos, nos arreglamos y bajamos a desayunar, obviamente me ayudaron a bajar. Cuando estábamos todos en la cocina, estuvimos hablando de lo de anoche. Al final nos inventamos todos una historia igual por lo que pudiera pasar. Mejor no arriesgarse, sino, nos la cargábamos todos. Cuando terminamos de desayunar, todos subieron a las habitaciones para coger las cosas, Anna me ayudó a subir pero yo me quedé en la habitación hasta que los demás volvieran. Fue una de las pocas cosas por las que agradecí aquel esguince... Estaba sola en la habitación, estaba un poco cansada, aunque no sé de qué. Pensaba en dormir un poco, porque hasta que el resto llegara tenía prácticamente toda la mañana. De repente oí que alguien tocaba a la puerta de la habitación, y fui a ver quién era a la pata coja. Era Will.
-Hola -me dijo sonriendo.
-Will, ¿qué haces aquí? ¿no deberías haberte ido con los demás?
-Dije que no me encontraba bien, que la cena me sentó mal. No me apetecía irme. -siguió con la sonrisa en la cara.
-Ah, bueno, pues pasa, no te quedes en la puerta. -y los dos nos sentamos.
-¿Cómo llevas la pierna?
-Ah, pues bien, no me duele mucho, esta tarde llamaré a mi casa para decírselo a mis padres.
-Ah, ¿no te importa que me quede aquí contigo, no? Esque en mi habitación me aburro mucho.
-Em, no claro, quédate aquí, así me haces compañía. -le sonreí yo.
Estuvimos hablando un largo rato, no era de ningún tema en especial, pero me lo pasé en grande e incluso se me escaparon algunas lágrimas producidas por la risa. Hubo un momento en el que nos quedamos callados, y entonces le pregunté:
-Oye Will, respecto a lo de anoche, em... -no sabía ni como terminar la frase.
-También quería hablarte de eso, lo he estado pensando mucho y, en todo este tiempo te has hecho mi mejor amiga, y te quiero mucho pero no quiero que se estropee nuestra amistad si no sale bien...
En eso momento me bloqueé. ¿Cómo me podía decir eso? Después de lo de la otra noche... yo pensaba que le gustaba, pero en fin.
-Am, eh, sí, me parece bien, parece que estamos de acuerdo jaja, tú también te has convertido en mi mejor amigo, y no quiero que nos distanciemos. -le dije sonriendo.
-Bien, me alegro de que esté todo claro entre nosotros. -y en eso momento me dió un abrazo.
Fue el mejor abrazo de mi vida, lo hizo con muchísimo cariño, al igual que yo. Estuvimos así un rato, deseaba que aquel momento no terminara nunca, pero todo lo bueno se acaba, y se tuvo que marchar.
-Bueno, me tengo que ir ya, no sea que alguien vea que no estoy en la habitación. -me sonrió y me dió un beso en la frente.- Nos vemos luego.
-Adiós. -fue lo único que fuí capaz de decir.
Me tumbé en la cama, una lágrima acababa de rozar mi mejilla y la quité enseguida. Entonces, después de un rato, cerré los ojos y me dormí.